Secretaría de Cultura y Deporte

Museo Virreinal de Zinacantepec

Se encuentra en el ex convento franciscano de San Miguel Zinacantepec, palabra de origen náhuatl que significa "en el cerro de los murciélagos”, construido en el siglo XVI por encomienda de Juan Sámano, encargado de gobierno de la población. Desde su construcción, este inmueble fungió como convento de la orden franciscana, notorio por la calidad de construcción y calidad estética y artística de los constructores y artistas indígenas.

En 1934 el inmueble fue declarado Monumento Nacional, y posteriormente, el 5 de julio de 1980, por instrucciones del Lic. José López Portillo, Presidente Constitucional de los Estados Unidos Mexicanos, el museo Virreinal fue inaugurado, con el objetivo de difundir entre la población los aspectos históricos y artísticos de la vida cotidiana y conventual de la Orden Franciscana, así como las apreciaciones estéticas del arte religioso durante el Virreinato en México.

El tesoro más relevante del museo es la Pila Bautismal monolítica del siglo XVI, que expone la calidad del arte “Tequitqui”, término utilizado para definir al arte indígena que interpreta la religión y arte cristiano a través de códigos estéticos y simbólicos prehispánicos, durante las etapas más tempranas de la conquista religiosa y cultural, en el que es especialmente perceptible la obstinación de los habitantes originarios por no abandonar el culto al cual se encontraban aferrados. Es sin duda uno de los ejemplos más valiosos para comprender el sincretismo mexicano.

La capilla abierta da la bienvenida al museo, esta tiene gran relevancia debido a que cumplía la función de acercar a las comunidades originarias de la región a celebrar el culto cristiano, sin necesidad de ingresar al templo, debido a la renuencia prehispánica de adoración al interior de un recinto cerrado.

El altar presenta pinturas al fresco del siglo XVI, en estilo renacentista de San Francisco de Asís, que detallan pasajes de su vida y obra. Asimismo, la anteportería, que cumple la función de ingreso al museo, presenta el fresco del árbol genealógico de San Francisco de Asís y la orden franciscana.

Tras ingresar, se aprecian el anterrefectorio, y alrededor del claustro bajo, todas las salas, la cocina, la alacena, las celdas y la capilla, con los elementos característicos de la vida conventual de la orden franciscana, que nos permiten comprender la cotidianeidad, así como la humildad y la espiritualidad que imprimían en sus labores básicas diarias.

El claustro alto cuenta con las celdas más amplias, destinadas para habitaciones de altos miembros de la orden, que presentan importantes frescos del siglo XVI, valiosas pinturas novohispanas, así como réplicas de los retratos al óleo de los Virreyes de la Nueva España. Uno de los elementos más valiosos es la biblioteca que resguarda 4,800 volúmenes antiguos, escritos en latín y español antiguo, impresos y sellados por diversas órdenes religiosas.

La Secretaría de Cultura del Estado de México se llena de orgullo en presentar este maravilloso inmueble y su valioso acervo, representativo de más de 400 años de historia, y que hoy valoramos como patrimonio e identidad de todos los mexicanos.

Temática: Arte y arqueología colonial.
Domicilio: Exconvento Franciscano de San Miguel, C.P. 51350, Zinacantepec, Estado de México.
Teléfono: 722 218 25 93
Horario: Martes a sábado de 10:00 a 18:00 horas, domingos y días festivos de 10:00 a 15:00 horas.