Festival de las Almas

Festival de las Almas

El Estado de México es casa de encuentros de cultura y de arte que refuerzan, por un lado, la identidad mexiquense y, por otro, extienden lazos de amistad con artistas y habitantes de otras entidades así como del extranjero con el objetivo de engrandecer, a través de las más de cinco mil 900 actividades anuales, los principios democráticos de igualdad, libertad, tolerancia y pluralidad.

Esta gran fiesta de la cultura por la que la Secretaría de Cultura trabaja día a día, llega a la cumbre con el Festival de las Almas que, en su décimo quinta edición, sigue siendo un espacio abierto al diálogo entre culturas, para ofrecer lo más representativo de la música, teatro, danza, literatura, cine, artes plásticas, artesanías, esculturas y muchas más formas de expresión.

Este Festival, el más importante del Estado de México, cuenta con una gran sede: Valle de Bravo, cuya majestuosidad de sus paisajes mantiene viva la tradición del pueblo mágico. A ésta se sumó el Centro Cultural Mexiquense Bicentenario, en Texcoco, que, con su arquitectura, pone de manifiesto el progreso y la modernidad del territorio estatal, ambos como muestra de que la cultura une diferentes formas de vida y genera vías de comunicación entre ciudades que, geográficamente, atienden a objetivos distintos, por lo que se ha posicionado como el más importante en el Estado de México, ya que ha congregado a artistas de la talla de Joaquín Sabina, Filipa Giordano, “El Cigala”, Bajofondo, Paté de Fua, Lila Downs, Susana Harp, Jarabe de Palo, entre otros.

Entre los grupos artísticos que han engalanado los foros destaca las compañías de danza de Rusia, la República Popular de China, Venezuela e Italia, sin olvidar México.

También el teatro ha visto la participación de actores como Héctor Bonilla, compañías como La Trouppe, Triciclo Rojo o la puesta en escena de títeres “Adiós Carlota”.

De igual forma, para que haya mexiquenses más cerca de la cultura, los 18 Centros Regionales de Cultura se han convertido en foros alternos en los que las expresiones de arte encuentran un espacio en el cual puedan expresarse.